La pareja tiene una intimidad propia, es más que la suma de dos personas. Es una relación que nos da un soporte, una identidad y un lugar de pertenencia.

La relación de pareja, sin embargo, puede llegar a ser motivo de sufrimiento. El malestar puede tener que ver con dificultades en la comunicación, en la intimidad, en los encuentros sexuales; con el desarrollo de proyectos vitales o con los límites que acuerda la pareja.

Cada pareja es especial, es única; por eso, la terapia de pareja parte del respeto por la diversidad y particularidad de cada vínculo, de cada relación. La psicoterapia permite que la pareja pueda abordar las dificultades que vivencia para recuperar su capacidad creativa y evolucionar.

 

Otras terapias