Crecer implica atravesar por diferentes momentos de cambios y crisis que nos abren puertas a una mayor madurez. Sin embargo, en ocasiones ocurre que estos procesos propios de la infancia y la adolescencia se hacen muy difíciles, se producen bloqueos, problemas en las relaciones familiares, en la escuela o instituto. Es algo que muestran en su manera de comportase, a través de llamadas de atención, agresividad o aislamiento. Nos pueden surgir dudas sobre ¿cómo manejarlo?, ¿qué hacer?, ¿qué está fallando? Estas situaciones nos envuelven en un sentimiento de preocupación y malestar.

La psicoterapia ayuda a atravesar por estas crisis y dificultades que aparecen en estas edades. La psicoterapia posibilita encontrar los apoyos necesarios para resolver los conflictos y continuar creciendo.

 

Otras terapias